sábado, 2 de marzo de 2013

Junto a aguas de reposo

El Señor es mi pastor,
nada me faltará.
 En lugares de verdes pastos me hace descansar;
junto a aguas de reposo me conduce.
 El restaura mi alma;
me guía por senderos de justicia
por amor de su nombre.
 Aunque pase por el valle de sombra de muerte,
no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo;
tu vara y tu cayado me infunden aliento.
  Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos;
has ungido mi cabeza con aceite;
mi copa está rebosando.
 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
y en la casa del Señor moraré por largos días.
 
(Salmo 23)

1 comentario:

victorcardoso dijo...

El paisaje es foráneo?? tanta agua y verde, bonito lugar. Muy bien acompañado del salmo 23. saludos Mf.
Esperando la tormenta perfecta.