lunes, 20 de febrero de 2012

A su debido tiempo


Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo,
    echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros.

(1ª Pedro 5: 6-7)

1 comentario:

victorcardoso dijo...

Ya ha metido tijera a la cabecera...
Espero que la enfermedad vaya remitiendo, pero siga con las vitaminas G12.
Texto y panorámica muy bonitos.
saludos milro.