jueves, 27 de octubre de 2011

Bienaventurados

Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados. Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia.
Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí.
Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.
(Mateo 5: 3-12)

2 comentarios:

victorcardoso dijo...

preciosa vidriera, pero sin lugar a dudas las palabras de Jesús, son un ventanal a la vida eterna.
saludos Mf.

Luis Sáez dijo...

Guapo el vitral, me trae recuerdo a alguna pelicula. Eso si me quedo con "Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.", algo muy parecido a lo que hablé hoy en la iglesia. Saludos, Luis//